Coches, carretera y velocidad máxima: ¿cuáles son los límites?

11/06/2019
Coches, carretera y velocidad máxima: ¿cuáles son los límites?

El accidente de tráfico en el que fallecieron este fin de semana el futbolista José Antonio Reyes y su primo ha devuelto a la actualidad un viejo debate: la disparidad entre la velocidad establecida por ley en carretera y aquella a la que son capaces de circular los coches.

¿Cómo se produjo el accidente?

No está claro. Si bien en un principio se apuntó solo a un exceso de velocidad, otras versiones del atestado de la Guardia Civil suman una posible distracción al volante. El siniestro tuvo lugar en el kilómetro 18 de la autovía A-376, en el término municipal de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). El tramo era de 120 km/h. La jefa del área de Intervención del Observatorio de Seguridad Vial de la DGT, Pilar del Real, ha pedido prudencia: “No me atrevo a pronunciarme sobre la causas, es muy prematuro”. El coche de Reyes era un Mercedes S550.

¿Quién limita la velocidad en carretera?

En España, la Ley de Tráfico, el Reglamento de Circulación, las normativas municipales… El pasado mes de diciembre, por el ejemplo, el Gobierno redujo el límite de velocidad en carreteras convencionales a 90 km/h; en autopistas y autovías, el límite para turismos es de 120 km/h.

¿Qué pasa en el resto de Europa?

Según explica el RACE, varios países europeos permiten superar los 120 km/h en autopistas y autovías. En Francia, Italia, Países Bajos, República Checa, Dinamarca, Rumanía, etc. se puede circular a 130 km/h (en algunos casos hay restricciones en función de las condiciones meteorológicas). En Bulgaria y Polonia el límite es 140 km/h; en Finlandia, Suecia y Portugal se quedan en los 120 km/h. En cuanto a Alemania, el límite es 130 km/h, aunque hay vías en las que la señalización es de recomendación. Este país es el único de la UE en el que hay tramos de autopistas sin límite de velocidad.

¿Qué ocurre si un coche va a gran velocidad?

La DGT ha explicado este lunes que si un vehículo circula a 120 km/h, la distancia de frenado que recorre es similar a la longitud de un campo de fútbol. “De ahí se puede extrapolar a las distintas velocidades”, ha añadido.

¿Qué velocidad puede alcanzar un coche?

Depende de cada fabricante. En los salones internacionales se pueden ver superdeportivos exclusivos de gran potencia y que llegan a alcanzar los 300 o 400 km/h, aunque la mayoría de vehículos de alta gama tienen una velocidad punta autolimitada hasta los 250 km/h. A nivel europeo, este tope genérico se fraguó en los años 80 con un pacto entre Mercedes-Benz, Audi y Volkswagen. Esto no impide que varias marcas tengan algunos modelos con más velocidad, incluso en la categoría de los coches eléctricos.

¿Esto podría cambiar?

La firma Volvo se desmarcó hace solo tres meses de la tendencia general y anunció que a partir de 2020 todos sus vehículos tendrán una velocidad máxima limitada de fábrica de 180 km/h. Según la marca, “por encima de ciertas velocidades, las tecnologías de seguridad integradas en el vehículo y el diseño de infraestructuras inteligentes ya no son suficientes para evitar muertes y lesiones graves”.

¿La UE ha hecho algo?

Sí, precisamente en abril el Parlamento Europeo aprobó una nueva normativa por la que a partir de mayo de 2020 todos los coches de nueva fabricación tendrán que incorporar, entre otras cosas, un “asistente de velocidad inteligente”; el resto del parque móvil tendrá que llevarlo a partir de 2024. No se trata de un limitador, sino de un sistema que “alertará al conductor, basándose en los mapas y las señales de tránsito, siempre que se supere el límite de velocidad”. En la UE creen que podría reducir las muertes en la carretera en un 20%. El conductor tendrá siempre la opción de desactivarlo, pero no se descarta que más adelante se imponga su obligatoriedad. Las negociaciones para sacar adelante esta ley fueron duras y no estuvieron exentas de presiones del sector automovilístico, según El Periódico. Solo queda que el Consejo -es decir, los gobiernos- dé el visto bueno final a la normativa.

¿Qué opina la DGT?

Recibió favorablemente la aprobación de la nueva normativa europea. De hecho, el pasado mes de septiembre, el director general de Tráfico, Pere Navarro, expresó su deseo de que este tipo de tecnologías sean pronto obligatorias.

¿Qué opinan los fabricantes?

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones (ANFAC) expresan su compromiso con la reducción de accidentes y explican que cada vez se están introduciendo sistemas más punteros en los coches con este fin. Recuerdan, asimismo, que ya existen los llamados sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) y creen que es importante tener en cuenta también el “envejecimiento del parque móvil”, que impide en algunos casos que las tecnologías avanzadas lleguen a los vehículos y, por ende, a los conductores.

Cifras de accidentes en España

En 2017, según la DGT, el 46% de los conductores implicados en accidentes en vías interurbanas habían cometido alguna infracción “durante el proceso que desencadenó el accidente”. Ese año hubo 5.217 infracciones de velocidad, el 28% del total; fueron superadas por aquellos que se saltaron la distancia de seguridad (5.920 y 28% del total). Además, 3.811 (18%) no respetaron la prioridad y 1.798 (9%) invadieron parcialmente el sentido contrario. El factor más citado por los informes policiales en el caso de los accidentes con víctimas fue la distracción (29%); la velocidad inadecuada fue el tercero (18%).

Fuente: 20 minutos